domingo, 14 de marzo de 2010

LA TEMPESTAD Y EL GUERRERO.




Igual que la tempestad arrasa implacable y majestuosa todo a su paso, un alma atormentada puede destruir sin piedad ni misericordia todos los cimientos de la sociedad en la que habita.

Una vorágine caótica de sentimientos se ha transmutado en un vendaval huracanado de sensaciones desgarradoras de las que tan solo se atisban las más superficiales; la pura maldad se mezcla con el terror ancestral obteniendo un espeso odio visceral exento totalmente del más mínimo aprecio por lo humano o lo divino, y con esta argamasa pastosa se cuecen en el horno infernal del Hades la angustia, la desesperación, el dolor y la depravación que, lenta y perversamente, ascienden por la angosta chimenea por la que el inframundo expulsa, despiadadamente, la humareda emponzoñada del mal, expandiéndola a lo largo y ancho de este deteriorado planeta llamado Tierra.


El antaño majestuoso mundo se perpetua en una horrenda e indigna agonía debido a la tenebrosa y aterradora tempestad que desde hace milenios se abate sobre la faz putrefacta e infecta de este, cada vez más, derrotado planeta y sobre sus tristes y patéticos habitantes que deambulan como almas en pena desprovistas de un destino al que aferrarse, de un presente con el que sustentarse y de un pasado del que vanagloriarse. Triste y lamentablemente la raza humana se extingue.... Pero, por alguna desconocida y extraña razón, siguen aforrándose con insensata firmeza, a su nauseabunda realidad, quizás intuyendo en lo más profundo de su ser la existencia de la semilla divina que los engendró, y que se mantiene latente, para poder germinar en el momento oportuno. Sin duda, la semilla de la esperanza florece día a día en este lacónico y extraño planeta.


Dolorosa e indolentemente el guerrero arrastra su devastado organismo por el árido y desolado paisaje. Desorientado y sin rumbo vaga exhausto en pos de un enemigo inmaterial, invisible a la vista de los mortales, impasible ante el desafío desesperado que le lanza el guerrero que, sin obtener respuesta, se siente una vez más impotente, desamparado y sumido en la más terrible de las ignominias. Rendido y agotado se sienta y descansa, en lo más profundo de su ser nota como su alma se lo agradece, y saborea ese momento de connivencia cuerpo, alma y mente, cayendo rendido sobre la calida arena que lo acoge suavemente mientras el sueño llega deseado, gozoso y liberador.


La tempestad arrecia y la arena acribilla el cuerpo del guerrero arrancándolo bruscamente del mundo onírico, en el que deambulaba complacido y extasiado, arrojándolo de nuevo a la desesperante realidad de la materialidad, a esta maldita existencia cruel y despiadada de muerte, caos y destrucción, en la que, extrañamente, tan bien se desenvuelve el ser humano. Parece que esta contradictoria humanidad se adapta perfectamente a este dantesco y aterrador infierno.


Cubriéndose el rostro, del torbellino de arena que lo asedia, con los restos andrajosos de una antigua capa entintada en rojo y púrpura, el guerrero reinicia la marcha, con un solo objetivo: aliviar su tormento, acabar con esta interminable y agotadora pesadilla, terminar definitivamente con esta broma macabra y despiadada, enviada por los dioses que se regocijan impasibles ante el sufrimiento humano, protegidos en su eterna y sagrada morada.


El monte del olvido esta cerca, y los dominios de las deidades serán profanados, con toda seguridad, por este mortal que viaja empujado por el odio, la desesperación, la venganza y, sobre todo, la infinita esperanza de toda una raza que reclama respeto, dignidad y un lugar en el que habitar orgullosos y libres.


La tempestad arrecia mientras el guerrero aprieta los dientes, frunce el ceño y tensa sus músculos para que la terrible potencia del viento no consiga alejarlo ni un ápice de su objetivo, el destino esta marcado y solo la muerte podrá detenerlo, y puede que ni eso... Cualquier otro mortal perecería aniquilado, como si de la hoja de un árbol se tratase, al enfrentase a la terrible tempestad que azota la tierra sagrada a los pies del monte del olvido. Tan solo este guerrero, nacido y criado en las tierras bárbaras que hacen de frontera entre el Hades y el mundo de los mortales. El único guerrero que regresó del mundo de las sombras donde habitan las almas moribundas y permanecen encadenados los dioses que osaron enfrentarse a Zeus y fueron derrotados y enviados al inframundo, del que el guerrero Cimerio obtuvo el metal sagrado con el que forjó sus botas, su escudo y la espada con la que piensa enfrentarse cara a cara con las mismísimas deidades que lo crearon.


La batalla se prevé desigual pero… un atisbo de esperanza se refleja en el rostro del guerrero al recordar las palabras que oyó un día en su lejana niñez de boca del viejo sabio de la aldea,” antaño en tiempos ancestrales los dioses y los hombres vivían juntos y en armonía, no había diferencia entre ellos salvo la eterna inmortalidad que un día con engaños y argucias les fue arrebatada a los hombres, que desde entonces viven y mueren en un ciclo interminable de agonías recordando vagamente que un día habitaron el paraíso y ahora sobreviven en el infierno”.


El guerrero se aferra con odio a su espada forjada por el mismísimo Tifón, hijo de Gea, que se atrevió a enfrentarse a Zeus, dios de dioses, al que venció pero no derrotó y que recuperado de sus heridas logro enviarlo al Tártaro, donde permanece desde entonces sin poder liberarse, pero, desde el que planea su eterna venganza... sirviéndose de este pobre mortal.


Veremos como se desarrollan los acontecimientos en próximos episodios.

11 comentarios:

  1. Qué miedo de foto, joder. Qué miedo con tanta venganza, rejoder. Qué miedo en general. Y qué miedo eso de trasladarse en el tiempo cuando leo tus historias de dioses entre los dioses...

    Vamos a abrazarnos, por eso de no perder las costumbres. Joder X 4, ombligo :)

    ResponderEliminar
  2. Y no es bonito Elektra, eso de poder viajar en el tiempo utilizando tan solo cuatro letras mal puestas, aunque no pretendía asustarte joder, menos mal que es casi todo ficción.

    Mantengamos esas buenas costumbres mientras podamos, ombliga.

    ResponderEliminar
  3. Buena historia y buena imagen.

    Un saludo.

    http://areku-desingblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. A veces me imagino que estoy en la cumbre de una montaña tan, tan alta que hasta diviso el Valle de Josafat...¡vaya movida¡...Ese desfile de arrepentidos ante un Dios rencoroso, porque allí será el crujir de dientes, y el Dios Guerrero disfrutando con una monumental orgía de dolor y llanto, sometiendo a los pueblos (llámese gentuza) por haber conspirado en el Día de Gog y Magog contra el Dios de los Ejércitos.

    Y mientras tanto Zeus echando polvos mágicos a Dánae...Y en el otro ángulo Nietzsche volviéndose loco por saber demasiado....

    Y claro que sí; que las letras y las palabras y las frases dan sentido a nuestros pensamientos. Así que yo espero varios episodios más, y aunque no podamos dar "caza al viento" nos lo pasamos bien....¿no?...

    ResponderEliminar
  5. @reku, gracias.
    He podido aprovechar uno de tus tutoriales, seguiré probando cosas.

    Un saludo.



    Marián, menudo era Zeus, recuerdo haberle visto aburrirse allí arriba en el olimpo, el muy cachondo se paso por la piedra a la mitad de las diosas, y cuarto y medio de las mortales. Así por encima recuerdo… a su primera mujer Metis, su otra mujer Hera, la ninfa Maya, Leda, Sémele, Antíope, Némesis, y creo que no se libró ni Europa… y muchas más que no recuerdo, hace ya mucho de eso, y la memoria me empieza a fallar.

    Seguro que algún episodio más cae, porque yo, al menos, me lo paso estupendamente y si tú o alguien más lo disfruta mejor todavía.

    ResponderEliminar
  6. ¿De verdad,Rapanuy, que Zeus era tan promiscuo?...Con razón también se les llama a los dioses hacedores y creadores...

    Agradecida por su valiosa información extra.

    ResponderEliminar
  7. No veas niño... ostias como panes y peces. Pensaba que los dioses no odiosos, eran para multiplicar lo bueno y restar lo malo. Pero claro entre tanta batallita, entre pensamientos y desvaríos variados... no les quedaba tiempo para mucho de nada.

    En fin, que si Asimov levantara la cabeza, o esos que te gustan-gustaban a ti, o S. King... Ostias, no... el King (no el África) está aún vivo... y publica como churros novelas que son más churros que los churros de Caniles...

    Total, todo para decirte que me ha gustado el texto. Que mañana por la tarde, café en mano, te lo comento.

    Hasta luego

    Mario

    ResponderEliminar
  8. Mi querido y cafeinómano amigo, si hacemos caso a los evangelios, éstos narran como el hombre (y no la mujer) fue creado ha imagen y semejanza de Dios. Por tanto, y como dice el refrán que todo lo malo se pega, solo tienes que fijarte en las personas que te rodean y veras un reflejo empobrecido de los creadores.

    Ya sabes que el único King que me gusta es King Diamond, con o sin la cara pintada(es como Andrés Suárez pero más revolucionado).

    Nos la vemos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Nos la vemos?
    ¡¡Cómo no vengas al concierto te pelo!!

    Oye, invita a tus seguidores, eh... a tus niños de basquet, a tus dioses buenos y regulares, que la música también está concebida para mantener a raya a las fieras, tras amansarlas. Ea, mañana más.

    ResponderEliminar
  10. Hola,
    Magnífica invitación a leer más.
    El tono es bueno, tan al límite, tan al borde del abismo. Hay, quizás siempre lo ha habido, algo de western, en este guerrero de frontera entre lo divino y lo humano, de soledad, de sacrificio.
    Emocionante.
    ¡Ah! Y hablas de próximos episodios. Bien.

    ResponderEliminar
  11. Hola.

    Te he dejado una invitación a un juego cinéfilo en mi blog.

    http://areku-desingblog.blogspot.com

    Saludos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails