miércoles, 14 de octubre de 2009

EL BOSQUE PERDIDO





Cuentan las leyendas que en todos los paramos inhóspitos del planeta suele existir un bosque perdido, aterrador, generador de historias macabras y en el que hasta los más valientes guerreros han sentido alguna vez como se les erizaba la piel de la nuca al adentrarse en su tupida maleza. Ésta al principio te alienta a entrar y al poco se cierra alrededor de ti engulléndote como si fueran las fauces de un lobo, dejándote desorientado en una continua penumbra y en un absoluto silencio, que es quizás lo que más miedo da, incluso más que la falta de luz, ya que los rayos del sol quedan absorbidos por la espesa hojarasca que impide que penetren hacia el interior del bosque.


Con la tenue luz y el silencio sepulcral, los sentidos se ven afectados y la imaginación comienza a arrinconar la realidad, haciéndose dueña y señora del protagonismo existencial y engañando a los sentidos, conformando una realidad paralela que, será la que forjará las grandes historias de miedo y terror que envuelven a muchos de nuestros bosques perdidos.

La realidad y la ficción se funden hasta tal punto que los acontecimientos que transcurren dentro de estos agujeros negros de la realidad se convierten rápidamente en relatos terroríficos que perdurarán en el subconsciente humano durante generaciones.

Y aunque hay muchos incrédulos que desafían las creencias más arraigadas en los pueblos rurales, acaban sucumbiendo al irracional miedo que representa un bosque perdido, en un páramo inhóspito de cualquier punto de nuestra geografía.

4 comentarios:

  1. Es que el miedo es muy tentador... ¿verdad?
    Esos subidones de adrenalina merecen la pena. A ver si encuentro un bosque de malezas secas y te cuento...

    ResponderEliminar
  2. ...pues a mi entender es un miedo ancestral de cuando eran monetes.(que seguimos siendo)
    Esa especie de sensación de ser vulnerables ante lo desconocido, un bosque guarda secretos, recovecos donde nos puede acechar cualquier peligro... La base del hipotálamo habla, y nos susurra la posibilidad de que ocurra... que seamos victimas de lo inesperado.
    Resurge nuestra animalidad... con sus inseguridades y sus deseos.

    Un beso and saludete.

    ResponderEliminar
  3. He de reconocer que tu blog me ha sorprendido gratamente, así que volveré por esta tu casa e
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails